martes, 28 de diciembre de 2010

Mi mamá y la vecina

Mi mamá tiene los mismos años que la vecina, pero la vecina es mucho más joven. Eso hace más vieja a mamá, le salen arrugas encima de la nariz cuando se cruzan en la escalera. Mamá dijo una vez que la vecina no vestía como una señora. ¡Claro, porque no es una señora, pensé yo, es mucho más joven! Papá nunca dice nada, pero este asunto le interesa porque mira mucho a la vecina, sobre todo las piernas.

lunes, 27 de diciembre de 2010

La vecina de la buardilla

Tengo una vecina que vive encima de mí. Esta mañana me la he encontrado en la escalera.
-Buenos días, vecina.
-Buenos días, guapa.
-¿Qué llevas en esas bolsas?
-Mi regalo de Papá Noel.
-¿Son libros, a que sí, a que sí?
- Pues sí... ¿cómo lo has adivinado?
- Hombreeeee, este año todo son libros - y lo dije muy bajito, por si acaso estaban cerca- por los controladores, ¿no te has enterado?. Pero ¡no te pongas triste!- le guiñé un ojo- hasta que vengan los Reyes con la Wii, puedes venir a mi casa a jugar con mi granja o con la de mi mamá. ¿Y tus libros son de cocina y de ladrones?
- Pues... no. Mira.
      Y sacó tres libros de la bolsa.
- París no se acaba nunca, Riña de gatos y Carnaval y otros cuentos.
- ¿Sabes? Yo he estado en París y parece que no se acaba nunca, pero sí, y cuando se acaba llegas a Eurodisney.

sábado, 25 de diciembre de 2010

LLEGÓ PAPÁ NOEL

Me he levantado prontísimo, bueno, como tú, seguro. Yo ya sabía lo que me iba a traer Papá Noel, papá me lo había explicado dos días antes:
- Cariño, ¿te acuerdas de esos señores que salían en la televisión hace unos días? ¿esos que, como te expliqué, se encargan de controlar el tráfico aéreo?
- ¿Esos a los que la gente quería pegar y que los llamaba hij...?
- Sí, preciosa, esos. Pues Papá Noel, que tiene parabólica en su casita de Laponia, estaba muy preocupado por si no podía hacer suficientes viajes para repartir todos los regalos, así que ha enviado un comunicado explicando que este año no traería juguetes sino libros, que ocupan menos que la Wii.
        Mamá lanzó una mirada asesina a papá, ¡pobre papá, si él no es controlador! y dijo, como comiéndose las palabras: tendrás valor... (Mamá no debería comerse las palabras, se le indigestan y se pone de mal genio).
- Pero, ¡papáaaaaaa!- gritó la llorica de Beatriz, que desde que es sonámbula, no duerme bien y también tiene mal genio.
- No te preocupes, cariño- mamá siempre tenía la solución a todo- que aunque Papá Noel viene en trineo volador, los Reyes Magos viajan en camello, así que habrá Wii, hombre que si habrá Wii, como que soy tu madre que habrá Wii.
         (A veces mamá nos habla a Beatriz y a mí, pero mira a papá. La maestra dice que eso está feo, que cuando hablamos con alguien siempre debemos mirarlo a los ojos).
       Bueno, entonces al final: Historias de ratones, para mí, La buena cocina, para mamá y Los días de gloria, de Mario Conde, para papá.
        Querido Papá Noel: dice mamá que si su regalo es una indirecta y dice papá que no se va a leer un libro que puede resumirse en cuatro palabras: hice mi fortuna robando. (Qué raro, yo pensaba que era un libro de misa y que Mario Conde sería un cura). Creo que no les ha gustado, pero, como dice mi maestra, a los libros hay que darles una oportunidad. Yo ya estoy deseando empezar el mío.

viernes, 24 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD

Mi madre tiene Facebook. Eso es porque mi madre es una madre muy moderna. Ha obligado a mi padre a que se meta en su cuenta y conteste a todas las felicitaciones de navidad por ella, que está haciendo la cena. Mi padre dice que está hasta los mismísimos (siempre dice eso cuando se harta), que sus amigas son unas pesadas y que quién es JavierPasionatto. (Debe de ser un amigo con el que se cuenta cosas, como yo con mi amigo Jorge Abadía del B). Mi madre sonríe. Con una mano remueve la sopa y con la otra contesta un sms de Piluca, que está en el chat de Facebook, hablando con mi padre, creyendo que es mi madre. No sé qué le cuenta, pero papá está pálido. Piluca es la mamá de Jorge Abadía del B. B como Alba. A mí Jorge me gusta, por eso he puesto encima de la mesilla de mi cuarto el christmas que me ha hecho en clase de inglés.